Decretanto con 6 reglas!

Advertencia: “These waves are for the big boys”

Cada palabra que se pronuncia es un DECRETO que se manifiesta en lo exterior, la palabra es el pensamiento hablado.

Con el poder del decreto ordenas como quieres tu vida, y es la manera de ir limpiando tu subconsciente de todo lo negativo y afirmando lo positivo en cada situación.

 Reglas de oro:

 1. SE lo más preciso posible

  •  Lo que es vago, impreciso, tiene poca probabilidad de realizarse. Es una de las razones por las cuales es tan importante ANOTAR POR ESCRITO TU OBJETIVO.

2. Agrega el mayor número de detalles posibles

  • Para que tu sueño se realice debes escribirlo con un enjambre de detalles. Estos detalles son muy importantes. Hay un proverbio amerindio que dice: “GOD DWELLS IN DETAILS”. Lo que significa: “DIOS RESIDE EN LOS DETALLES”. Los detalles alimentan tu profunda mente inconsciente. No olvides que nuestro espíritu piensa más fácilmente en imágenes.

3. Figúrate ya en posesión de lo que deseas obtener

REGLA DE ORO:

Para precipitar la realización de tus deseos, imagina que ya los has logrado.

  • Imáginate en la situación donde te planteas lo que quieres que suceda de forma positiva, como obtiene ese logro, visualiza como te felicitan… TE FELICITO. (Este método quizá te parezca  simplista pero el gran poeta alemán Goethe recurría regularmente a este método, cada vez que se sentía deprimido, incluso los grandes hombres se sentía deprimidos a veces y con necesidad de ¡pequeños trucos para superarse!!!
  • En la noche, antes de dormirse, él se representaba mentalmente en presencia de su mejor amigo (quizás el poeta Schiller) quien le repetía: “YO TE FELICITO!!!”)

  • Represéntate en tu nueva situación. Imagina como es, decora en tu mente el lugar tal cual como lo quieres, cada detalle. Tu te sientes gozosamente confiado y contento de tu nueva situación. 

4. Deja de racionalizar al establecer tu objetivo.

  • Deja tu razón de lado. Impide que tu sentido crítico ejerza. Es un poco como una sesión de “brainstorming”. Deja correr las ideas libremente.
  • Un objetivo audaz se realiza tan fácil como un objetivo más modesto. Entonces ¿Por qué contentarse con menos cuando se puede tener más, cuando se puede tener todo lo que se desea? Sé que estas ideas pueden sorprendernos. Probablemente es porque hemos estado habituados a limitarnos, a creer que es preciso trabajar muy fuerte para obtener resultados pequeños.

 5. Recuérdate todas las noches antes de dormir, tu objetivo, al menos tajantemente, 20 veces.

  • Léelo en VOZ ALTA. Esto es muy importante. Repitiendo así tu objetivo, te familiarizaras con él. Lo haras parte de ti.

6. Ahuyenta el miedo, que es tu peor enemigo: es el resultado de una pésima comprensión de la vida, y de la ausencia de autoestima.

  • Lo peor con el miedo es que lo que creemos que no faltaba más que se realizase, se realiza si persistimos en nuestros miedos, -pues, estos son un pensamiento, un potente pensamiento en tanto que está cargado de emoción-. El miedo entonces tiende a realizarse, tal y como los demás pensamientos.
  • Por lo tanto, deja de ser un mártir, di no a algunas de las cosas que simplemente * no * son realmente tan importantes, y empieza a cuidar de tí mismo.
  •  CONNY MENDEZ (METAFISICA 4 EN 1): “Te propongo que pongas atención a todo lo que tú decretas en un solo día.
  • Tengo muy mala suerte”. “No puedo comer eso, me hace daño”. “Mi mala memoria…”, “mi alegría…”, “mi dolor de cabeza…”, “mi reumatismo…”, “mi mala digestión…”. “¡Ese es un bandido!”, “esa es una desgraciada”. “Tenía que ser, cuando no”. No te sorprendas ni te quejes si al expresarlo lo ves ocurrir. Lo has decretado. Has dado una orden que tiene que ser cumplida. Ahora recuerda y no olvides jamás, CADA PALABRA QUE PRONUNCIAS ES UN DECRETO. Positivo o negativo. Si es positivo se te manifiesta en bien. Si es negativo se te manifiesta en mal, si es contra el prójimo es lo mismo que si lo estuvieras decretando contra ti. SE TE DEVUELVE. Si es bondadoso y comprensivo hacia el prójimo, recibirás bondad y comprensión de los demás
  • Sí algún día estamos ante una situación similar, es necesario vencer el miedo y dejar de proyectar cosas negativas en nuestra mente.  Para ello debemos hacer ejercicios de visualización proyectando lo que queremos lograrnos debemos ver haciéndolo fácilmente, con una calma, tranquilidad y satisfacción que nos esboza una sonrisa.  No olvidemos ponerle sentimiento a nuestra visualización, sintiendo que todo nos sale perfectamente bien.